La Cuaresma, última esperanza para vendedores de San Luis Mextepec

Los vendedores del lugar aseguraron que a lo largo de la pandemia de Covid-19 sus ventas se han desplomado

La llegada de la Cuaresma se ha convertido en la última esperanza para el llamado “Puerto Seco” de San Luis Mextepec debido a que, durante la pandemia, sus ventas se han desplomado y por lo mismo, con el afán de lograr una recuperación, mantendrán los mismos precios para evitar «asustar» a sus clientes.

“Quien sabe cómo pero hemos resistido, si nos ha pegado duro la pandemia, pero seguimos de pie y todas nuestras esperanzas están en esta temporada de Cuaresma que inicia este miércoles de ceniza”, señaló Oralia González García, introductora de pescados y mariscos en San Luis Mextepec.

Explicó que desde este lunes los miembros de esta agrupación que se ubican principalmente sobre la calle de Javier Mina, llevaron a cabo la tradicional bendición de su producto con el objetivo de que esta temporada de Cuaresma la venta sea buena.

“Las ventas bajaron mucho, la verdad es que resistimos porque somos micro empresas y esta temporada es la última esperanza que tenemos para levantarnos del golpe de la pandemia que ya lleva dos años”, enfatizó.

Indicó que aunque no cerraron sus negocios y reforzaron las medidas sanitarias como el uso de cubrebocas obligatorio, dotación de gel anti-bacterial y sanitizaciones constantes, su clientela dejó de visitarlos.

“Si estuvo muy feo, no había ventas y por eso ahora con el afán de recuperarnos, hemos decidido la mayoría de respetar los precios, pues no queremos que la gente se nos asuste. Ojalá que ahora que la pandemia ya cedió un poco, la gente venga a San Luis Mextepec.

González García destacó que la “bendición del pez” marca el inicio de las ventas, por lo que desde este miércoles de ceniza esperan un repunte para recuperar un poco lo que se ha perdido derivado de la pandemia de Covid-19.

Platicó que la clientela que acude al llamado “Puerto Seco” puede llevar un kilo de mojarra desde 100 pesos y prepararse un buen platillo de Cuaresma.

Prácticamente surtimos de pescado y marisco a todo el Valle de Toluca. Aquí vienen por su mojarra, filete, camarón, jaiba o hasta sus charalitos.

Por otra parte, el vendedor detalló que en el caso de la mojarra se puede encontrar desde 90 pesos en un buen tamaño mientras que el filete como el huachinango está en 160 pesos, el camarón para caldo en 220 y el camarón para coctel en 290, así como el pulpo en 190 pesos.

“Sabemos que la situación económica en las mismas familias esta muy mal y por eso tratamos de tener producto que este al alcance de la gente, además de que la mayoría de nosotros optamos por no subir el precio en esta temporada de Cuaresma”, asentó.

Añadió que este “Puerto Seco” cuenta con estacionamientos suficientes para que la gente acuda con seguridad a comprar su pescado y marisco, además de la seguridad suficientes para que se sienta segura en su visita.

“Los años pasados la venta fue muy triste y los efectos de la pandemia fueron devastadores, si bien no hubo cierres de negocios, si se tuvo que cortar a personal. Aquí teníamos casi 10 empleados, pero con esto de la pandemia sólo nos quedamos con tres”, aseveró Oralia González.

Aseguró que un año más de pandemia con cierre de actividades no aguantarían, por lo que hizo un llamado a la ciudadanía para que acuda a comprar su pescado a este lugar, pues además de los mejores precios, se trata de un producto fresco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.