Demencia: el dulce que mejora la salud del cerebro dos horas después de su consumo

La demencia es una patología muy frecuente en millones de personas en todo el mundo. Se caracteriza por la pérdida paulatina de las funciones cognitivas causada por los daños y trastornos cerebrales, perjudicando considerablemente a la memoria, lenguaje e inclusive la atención, entre otros daños. Y en este contexto, hay investigaciones que sostiene que el chocolate puede beneficiar al cerebro ayudándolo a combatir la enfermedad mencionada anteriormente.

Esta patología es un síndrome que deteriora al cerebro y una de las formas de luchar contra la demencia es consumiendo el popular dulce, preferido por millones de niños y adultos. El sorpresivo hallazgo ha dado como resultado una estrecha relación entre la alimentación y la demencia, pero lo que ha causado asombro en cada investigador es el vínculo entre el chocolate, el cacao amargo y las neurodegeneraciones del cerebro.

La revista Nutrients fue la responsable de publicar la investigación, argumentando que hay evidencia para creer que los flavonoides del cacao amargo mejorarán la función cognitiva a través del aumento de flujo sanguíneo cerebral. En consecuencia, el chocolate logrará una protección sobre el cerebro en su afán por prevenir distintos deterioros cognitivos tales como la demencia o el Alzheimer.

La investigación se realizó estudiando a casi un centenar de jóvenes sanos de entre 18 y 24 años. En el estudio se buscó analizar los beneficios del consumo de chocolate amargo en la memoria verbal episódica y estado de ánimo de los individuos. En ese sentido, las variables se evaluaron antes del consumo de la golosina y también dos horas después de ellas.

Foto: Pixabay

En este sentido, y como consecuencia, el resultado determinó que el chocolate elaborado con cacao amargo incidió de buena manera en la memoria verbal, aunque no hubo efectos concluyentes en el estado de ánimo de las personas. Es por ello que la ingesta de una pequeña porción de la mencionada golosina incidirá favorablemente en la demencia, como así también en la mejora de la salud del cerebro. Aunque es cierto que, por otro lado, hay quienes refutan esta investigación, explicando que el vínculo está lejos de ser concluyente a pesar de que los resultados sean alentadores, y recomiendan seguir estudiando el tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.