Politólogos de la UAEM ven mayor violencia en proceso electoral

Son dos factores los que están haciendo más violento al actual proceso electoral 2021 en el Estado de México: la posición como partido mayoritario de Morena y la falta de implementación de políticas públicas por parte de los gobiernos locales y el federal.

Así lo externaron académicos de la Universidad Autónoma del Estado de México, quienes coincidieron en que la falta de implementación de políticas públicas también se da en materia de seguridad.

Mencionaron que se registra una competencia directa con la alianza que han hecho el PRI y PAN, los cuales han estado al frente de la presidencia de la República y necesitan retomar el poder político.

“Esta ola de violencia tiene que ver, en gran medida por el poder que logró Morena, los espacios que lograron desde 2018.

“Hoy enfrentarte a un partido mayoritario genera mayores niveles de violencia porque: ¿quién le está disputando el poder al partido mayoritario? Dos partidos principalmente que han tenido el control de la presidencia de la República”, explicó la politóloga Martha Nateras González, catedrática de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Explicó que este enfrentamiento se da en el terreno político, ya que se trata de una competencia electoral entre fuerzas políticas.

Sin embargo, agregó, también se debe pensar en la competencia que están librando los actores políticos en contra de los poderes fácticos (crimen organizado-narcotráfico), los cuales tienen el control territorial, al tratar de sustituir las políticas públicas que ha dejado de hacer el Estado Mexicano.

“Son estos poderes fácticos que están teniendo funciones de gobierno, y entonces ellos deciden quién es la oferta política que les conviene a ellos, la ciudadanía está en el último plano, ellos son los que terminan decidiendo qué candidato o candidata va, porque quieren mantener el control de territorio”, concluyó la politóloga.

Violencia no es «normal»

En tato, el politólogo Eduardo Rodríguez Manzanares consideró que el actual clima de violencia no debe ser asumido por los ciudadanos como algo “normal” o “cotidiano”. Se debe reprobar la violencia en cualquiera de sus modalidades, consideró.

“En los últimos años en nuestro país, desde el gobierno de Calderón, en esta llamada y entrecomillada ‘guerra contra el narcotráfico’, indudablemente se desataron más las olas de violencia que han impactado entre la sociedad civil”, mencionó.

Explicó que la carencia de políticas públicas de los distintos niveles de gobierno ha complicado la tarea en el diseño y ejecución de estrategias de seguridad.

Rodríguez Manzanares consideró un reto para las actuales administraciones el plantear políticas públicas en materia de seguridad a largo plazo.

Ejemplificó los casos del Guardia Nacional y la Gendarmería o la Policía Federal Preventiva, pues pese a su implementación, no se ha erradicado la inseguridad.

“No están dando los resultados esperados, y quienes estamos con una zozobra todos los días es la sociedad civil. Hoy, nuestros políticos están sufriendo de esto que nos toca todos los días, pero ahora se está agudizando en los procesos electorales”, reprochó.

El politólogo destacó que los grupos delictivos ligados con el crimen organizado y el narcotráfico saben cómo incursionar en la vida pública y en la política.

“Si ellos (los políticos), que están ciertos nivele,s que ocupan ciertas posiciones, que tienen estos reflectores que son actores o actoras importantes en la vida pública, ellos están siendo amenazados de esta manera, cuanto más un civil, una persona ordinaria que con una facilidad puedan privarnos o atentar en contra de nuestras vidas”, lamentó el politólogo Rodríguez Manzanares.

Comentó que la debilidad de las instituciones es aprovechada por el crimen organizado.

“La delincuencia organizada, esos grupos que están tratando de impactar, transcender e influir como se ha hecho en otros momentos en cargos de elección popular. ¿Para qué? Obviamente como grupos de presión, no quieren el poder, no quieren tener el control en ese sentido, lo que desean es tener estabilidad, seguridad de que sus negocios ilícitos seguirán prosperando sin que haya de por medio autoridad alguna o Estado de Derecho”, mencionó.

Reto el 6 de junio
Los académicos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales señalaron que el reto para las autoridades electorales y de seguridad serán garantizar una jornada electoral en paz y tranquilidad.

Asimismo, abatir el abstencionismo ya que, dijeron, el miedo se convierte en la ‘estrategia eficaz’ para algunos partidos políticos con miras a ganar la elección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.