Destaca especialista certeza jurídica en industria de la construcción

CIUDAD DE MÉXICO.

En la industria de la construcción y en la inmobiliaria las inversiones serán importantes siempre y cuando se den con seguridad jurídica y estado de derecho, así lo aseguró Farouk Bulhosen Aracil, CEO de Constructora y Edificadora Nolit.

En entrevista, el industrial señaló que el gobierno tiene que ser un facilitador, pues “esa es su función”.

Yo creo que hay mucha gente que está dispuesta a invertir bajo esos términos con Estado de derecho y seguridad jurídica en México, porque México es un país en franco crecimiento”.

Lo anterior tras preguntarle sobre el crecimiento económico a partir de una coordinación entre el sector privado y el gobierno federal, a través del Plan Nacional de Inversión e Infraestructura, que tuvo como inversión estimada un total de 859 mil millones de pesos.

Al respecto, el Ingeniero Bulhosen Aracil reflexionó que una de las cosas positivas que ha traido la crisis sanitaria fue el aprendizaje no solo de transformar a la industria, sino también de aprovechar las oportunidades, “pues mientras existan áreas de oportunidad, la industria de la construcción se irá acoplando a las mismas, generando cada vez más fuentes de trabajo y bienestar”.

Además —continuó―“nos permitió salir de esas estructuras tan rígidas, para meternos a una más moderna, ojalá todos los colegas del gremio hagan lo mismo, para no rezagarse con la exigencia de los nuevos tiempos; en la vida siempre tendremos competidores y siempre que exista crecimiento en la economía, la industria de la construcción en general, participará y seguirá siendo uno de los mas importantes componentes del producto interno bruto nacional”.

Sobre las labores que llevan a cabo, mencionó que Nolit tiene presencia en el Complejo Industrial de Pajaritos, en Coatzacolacos, donde realizan labores de una ampliación de una de las plantas petroquímicas más grandes e importantes a nivel nacional, participando en la cimentación profunda en la cual hay alrededor de 650 pilas de entre .80 y un metro de diámetro por 30 metros de profundidad. “Esa es una de nuestras actividades en este proyecto”, dijo Bulhosen Aracil.

Añadió que uno de los problemas principales en la realización de esta obra es el tiempo, ya que tienen que entregar la obra en tres meses, “un trabajo que en la normalidad se debería de hacer en seis o siete meses” por lo que, dijo, “estamos implementando un turno continuo y llegando a acuerdos con Cemex para que tenga cubierto las 24 horas el suministro de concreto, uno de los insumos principales del proyecto”.

En contexto, revela que la ingeniería mexicana puede competir en cualquier ámbito, especialmente en esta coyuntura que nos ha dejado la pandemia, donde hoy estamos obligados a redoblar esfuerzos para no volver a dejar de desarrollar nuestra industria, optimizando los estándares de calidad, bioseguridad e higiene.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.