Denuncian al ISSEMyM por una supuesta negligencia médica

La afectada, una mujer adulta mayor, asegura que tras una serie de intervenciones quirúrgicas ya no podrá llevar su vida con normalidad

Luego de que le realizarán tres malas cirugías de cadera, las cuales la dejaron imposibilitada para moverse y con un sufrimiento de por vida, Ernestina M. demandó al Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM).

Por lo anterior, la afectada exige una indemnización económica por daños; su demanda hacia dicha institución de salud fue ingresada el pasado 17 de febrero del presente año

“Estas malas operaciones me causarán dolores todos los días que me queden de vida, por lo que ya no podré realizar actividades normales, como el hecho de poder dormir, porque padezco insomnio a causa de los dolores físicos constantes”, externó.

Lamentó que para el ISSEMyM se trate de un caso cerrado, el cual se suma al de otros pacientes que han sido maltratados y abandonados por el gobierno, sin recibir su indemnización correspondiente.

También hizo hincapié en que ahora no puede sentarse, pararse, ducharse y realizar otro tipo de necesidades básicas de cualquier persona de la tercera edad.

Asimismo, pidió tomar en consideración que vive sola y sin apoyo, ya que todas sus hijas son casadas y deben atender a sus hijos.

“Exijo una indemnización urgente y justa, luego de la imprudencia cometida por la institución de salud sobre mí persona, ya que me destruyeron moral, física y económicamente”, aseveró.

Doña Ernestina recordó que todo comenzó en el 2018 cuando presentaba ligeros dolores en las caderas, por lo que acudió a visitar al doctor, quien luego de unos estudios la diagnosticó sin cartílago; por lo tanto, tenía que ser sometida a una cirugía.

Su primera intervención fue el 6 de noviembre de 2018, y al término de la misma fue dada de alta; sin embargo, apenas pasaron 48 horas comenzó su calvario, puesto que la prótesis de la cirugía se había desprendido de su cuerpo.

“La prótesis se movía en mi interior causando un intenso dolor, afortunadamente hubo quien me auxiliara, puesto que me encontraba en compañía de uno de mis hijos”, mencionó.

Posteriormente, tuvo que regresar al hospital, porque el doctor que había realizado la primera cirugía, le indicó que la volverían a operar para cambiar la prótesis, asegurando que esta vez quedaría bien.

Mientras que la tercera intervención se efectuó en el 2019, debido a que nuevamente la prótesis se desprendió, pero cuando ocurrieron los hechos Ernestina se encontraba sola en su domicilio y sin saber qué hacer, afortunadamente al cabo de unas horas logró pedir ayuda.

“El médico que me realizó las tres cirugías ya no me da la cara, a pesar de que yo acudía porque presentaba dolores cada vez más intensos en varias partes de mi cuerpo”, apuntó.

Finalmente, Ernestina indicó que su vida se ha visto afectada en todos los sentidos: social, emocional, física y hasta económicamente, ante la necesidad de desembolsar de su gasto diario para pagar médicos particulares y rehabilitaciones de por vida.

Finalmente, por el momento las autoridades del instituto no se han pronunciado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.